excelencia en tratamientos microquirúrgicos

Metodología

El éxito y la excelencia en tratamientos microquirúrgicos se basa en diseñar cada intervención quirúrgica en función de la patología, las necesidades de cada paciente y de forma totalmente individualizada, como si de un traje a medida se tratará.

El empleo del microscopio quirúrgico, las técnicas microquirúrgicas más avanzadas y la monitorización neurofisiológica intraoperatoria forman parte de nuestra metodología neuroquirúrgica en todas nuestras intervenciones. Nos ha permitido que nuestros pacientes presenten menor dolor postoperatorio, tengan una cicatriz más estética y un alta precoz en las primeras 24-48 horas con una incorporación a la vida activa de forma inmediata. Además, nos permiten intervenir a pacientes de edad muy avanzada, que con anterioridad no eran candidatos a una operación debido a su elevada tasa de complicaciones.

La Unidad de Patología Compleja de la Columna del Hospital San Juan de Dios de León, dirigida por el Dr. Valle Folgueral, cuenta con una amplia experiencia y unos excelentes resultados en el tratamiento microquirúrgico de toda la patología compleja de la columna cervical y lumbar.

El estudio pormenorizado de cada caso sumado a nuestra amplia experiencia y a la elevada especialización de nuestros servicios neuroquirúrgicos, marcan la diferencia a la hora de posicionarnos como un referente en el tratamiento de la patología compleja de la columna.

El empleo de estas técnicas microquirúrgicas, nos permite ser lo menos agresivos posibles, reduciendo la intervención quirúrgica a la mínima expresión y obteniendo el mejor resultado funcional para el paciente, con el mínimo dolor posoperatorio. de ahí la excelencia en tratamientos microquirúrgicos.

¿Cuáles son las ventajas ventajas del empleo del microscopio en las intervenciones quirúrgicas?

Por lo general, la cirugía de columna mínimamente invasiva ofrece una serie de ventajas para la excelencia en tratamientos microquirúrgicos:

  • El tiempo quirúrgico es menor.
  • Los tejidos blandos no sufren tanto daño, debido a que hay una menor retracción muscular.
  • Las incisiones quirúrgicas son menos dolorosas.
  • La pérdida de sangre no es tan abundante.
  • La recuperación es más rápida y se reduce el dolor postoperatorio.
  • La estancia hospitalaria es más breve. El paciente se levanta en las primeras horas después de la intervención y puede irse a su casa en las primeras 24/48 horas. 
  • El paciente puede incorporarse a su vida activa de una forma muy precoz.
  • Las incisiones son mucho más pequeñas, por lo que la cicatrización es menos evidente y resulta mucho más estética.

La excelencia en tratamientos microquirúrgicos por y para los pacientes

Los pacientes dispondrán además de unas unas instalaciones que destacan, no solo en cuanto a los servicios complementarios para cualquier intervención como son la Unidad de Diagnóstico por Imagen (resonancia magnética y TAC) o la sofisticada Sala de Reanimación Postoperatoria, si no por las modernas y exclusivas habitaciones para pacientes a los que se les ha realizado una intervención quirúrgica.

Dentro de la Unidad de Diagnóstico por Imagen encontramos el TAC Intraoperatorio, que es el primero en España y el segundo en Europa. El TAC y navegador del Hospital San Juan de Dios de León revolucionará la cirugía de columna. El doctor Valle Folgueral, es el neurocirujano que se encuentra al frente de la Unidad de Patología Compleja de Columna en León. Se trata de la última tecnología del mercado en navegación e imagen guiada por TAC intraoperatorio para llevar a cabo cirugía avanzada de la columna: el sistema de imagen intraoperatoria móvil robotizado Loop-X y el sistema de navegación intraoperatoria Curve 2.0.

El TAC intraoperatorio se conecta al navegador como si de un GPS se tratara. Además de mejorar las garantías de éxito para los pacientes, se aumenta la seguridad para el equipo quirúrgico que habitualmente tenía que estar en el quirófano con mandiles de plomo para protegerse de las radiaciones. Una vez finalizada la intervención, antes de cerrar la incisión en la piel, se realiza un nuevo TAC para ver si se han alcanzado los objetivos que previamente habíamos planificado.